Reseñas

Un Flaco con Tumbao

Como diría una gran amiga: “Ese flaco tiene tumbao”. La sensualidad de Marc y su imponente voz hizo vibrar al público que se dio cita en la noche del domingo al concierto del artista como parte del “Opus Tour” celebrado en el Coliseo De Puerto Rico.

No hubo bailarines, cambios de ropa, ni tampoco grandes efectos especiales; era sencillamente Marc Anthony acompañado de un grupo de excelentes músicos y coristas.

Las manecillas del reloj ya marcaban las 8:20 pm cuando la tarima del Choli se iluminó con una tenue luz y el rostro de Marc de fondo dando paso a la presentación del grupo musical SanLuis compuesto por los hermanos venezolanos Santiago y Luigi Castillo. El dúo musical logró capturar la atención del público presente. Ambos hermanos participaron como compositores en varias de las canciones de la nueva producción discográfica de Marc Anthony titulada Opus. Entre los temas musicales interpretaron uno que se encuentra en la producción musical del salsero; “Tu Vida en la Mia” al estilo balada.

Poco después de las 9:00 pm, ante casa llena, comenzó a escucharse un “medley“ del cantante como preámbulo a la entrada del artista que subió al escenario con la canción “Valió la pena”. Ataviado con una t-shirt blanca, un mahón y una chaqueta el artista bailó, se paseó por el escenario y gritó “Puerto Rico”.

Luego de unos instantes de silencio el escenario se iluminó nuevamente y Marc Anthony entonó el tema “Y hubo alguien”. A este le siguió la canción “Hasta ayer” donde el público le hizo coro al cantante y se destacó la participación del músico Mario Sebastián con un solo de guitarra.

“Ustedes entienden que este es el último concierto de esta década para nosotros después de 30 años de hacer esto y terminamos en ¨Puerto Rico. Yo estoy muy consciente de eso….y estar parado aquí en mi patria es que no hay palabras. Y no creo que tenga que decir tanto para explicarles lo que significa esto para mi. Pero muchas gracias por darme la oportunidad de compartir esta noche con ustedes, muchas gracias» comentó el también compositor.

Marc en todo momento motivó al público para que se pusieran de pie, bailaran y disfrutaran la noche. Su energía contagiosa logró que varios de los presentes convirtieran parte del área de arena en una pista del baile. “Se puede bailar, eso de estar sentado me tiene en shock” expresó.

Tanto el timbalero Jessie Caraballo y el percusionista Eric Vélez hicieron de las suyas y pusieron al público a gozar con sus impresionantes solos durante la canción “Contra la Corriente”, para luego dar paso a la primera canción de la nueva producción “Lo que te di”. Seguido de un “medley” compuesto por ”Palabras del Alma” y “Si te vas”. Esta última y “Flor Pálida” fueron señaladas por el ínterprete como algunas de sus canciones favoritas. También cantó “Qué precio tiene le cielo” y “ Te conozco bien”.

Finalizando la noche y con bandera de Puerto Rico en mano cantó otro de sus nuevos temas musicales “Parecen viernes”. “Ahora sí mi gente, es el último del año” Qué se sienta boricua” decía el cantante a modo de despedida a un público eufórico. Luego de despedirse, Marc Anthony reapareció en el escenario para cantar junto a su audiencia una de las canciones favoritas de los puertorriqueños, “Preciosa” del cantautor Rafael Hernández mientras se proyectaban visuales de murales con imágenes representativas de Puerto Rico.

“Muchas gracias” mencionó el artista antes de abandonar el escenario. El público ansioso alumbraba con sus celulares y requerían la presencia del cantante. Luego de unos minutos Marc Anthony vuelve al escenario visiblemente emocionado ante la ovación de un mar de gente que lo aplaudía y vitoreaba sin cesar. Culminó su presentación con las canciones “Tu amor me hace bien” y “Vivir mi vida”. “Que Dios les multiplique todo lo que ustedes me desean… Nací y moriré como representante de Puerto Rico…”

Marc Anthony una estrella, un “show man” que con su carisma, su voz, su proyección y energía cautiva y enamora. Definitivamente un artista que con su talento y presencia llena hasta el más grande de los escenarios. Un flaco con mucho, pero con mucho tumbao.

Por: Irmaris Rodríguez

Fotos por: Fernando Vera